single.php

En este post comentamos un escrito autobiográfico dedicado por Miguel Delibes a su vida al aire libre.

En su relato «Mi vida al aire libre», Miguel Delibes describe con detalle las actividades «al aire libre» que le entusiasmaron a lo largo de su vida.  Son  en su mayoria  hobbies.  Miguel Delibes es uno de los grandes escritores españoles y , además de escribir y dar clases  fué un apasionado de muchas cosas, especialmente de las relacionadas con la naturaleza.

De sus actividades al aire libre destaca su pasión por la caza , por el paseo, el senderismo,  la bicicleta y el tenis.  También fué entusiasta de la motocicleta, de la pesca, el montañismo, ocasionalmente de la natación y, de niño, de ver fútbol.  De la lectura de su relato hay varios aspectos a destacar en relación con los hobbies.  Se observa la importancia de la influencia familiar en la adquisición de los hobbies, pasados a él por su padre (especialmente la caza) y de él a sus hijos.  También es impresionante ver la pasión y el disfrute que generan en el escritor la mayoria de estas actividades, muchas de las cuales ha practicado de manera muy «seria», a lo largo de muchos años y con gran conocimiento, reflejado también en diversos libros.

A pesar de que la caza y la pesca puedan ser vistos como actividades agresivas frente a los animales, Delibes pertenece a un tipo de personas, como describe maravillosamente, que realiza esas actividades en perfecta armonía con la naturaleza.  Señala cómo precisamente el deterioro del entorno ha ido afectando a la fauna y a la flora y transformando la esencia de las actividades señaladas.

Un aspecto interesante es su entusiasmo por algo tan sencillo como pasear.  Habla de la «alegria de andar»: ….andar no solo es tonificante y relajador y, su uno logra concentrarse en lo que hace, no solo es aburrido sino todo lo contrário».  En la ciudad «…la calle observada con atención, suele deparar un espectáculo siempre nuevo y, más que entretenido, regocicante».  En el campo «….las cuatro estaciones nos ofrecen un paisaje variable, interesante siempre, en ocasiones fascinante».

Delibes  continua con varias de sus aficiones a los 68 años, cuando escribe el libro, pero no con la intensidad de antes.  Recomienda mucho la «media ración», bajar el ritmo, pero nunca dejar de estar activo.

Miguel Delibes en un ejemplo, muy bien  descrito con su prosa de gran calidad,  de la felicidad que pueden deparar los hobbies en una persona.

Photo by Connor McSheffrey on Unsplash

Share This