En este post continuamos (ver Parte 1) con las reflexiones sobre los elementos que definen un hobby.

Dentro del ocio los elementos que pueden definir a los hobbies  a nuestro entender y según datos de diversos autores , serían, como mínimo: repetitividad, propósito,  participación y disfrute. Es esencial el elemento propósito que se explica mejor en la traducción en inglés.  Según el diccionario Oxford, con un propósito (purposefully) es algo que se realiza con una clara determinación y determinación es «la cualidad que te hace continuar intentando hacer algo incluso cuando es difícil».  En la definición de la RAE  de propósito se dice «ánimo o intención de hacer o de no hacer algo». Por otro lado participación quiere decir que hay un cierto grado de implicación o esfuerzo en la realización de la actividad.

Aunque algunos tipos de relación social, real o virtual coinciden con lo anterior, se engloban en un apartado diferente en estudios estadísticos y creemos que, en efecto, es mejor colocarlos en un grupo diferente.  Esta necesidad de separar los hobbies de reuniones sociales periódicas también lleva a plantear como posibles elementos discriminatorios el aprendizaje y el entrenamiento.

Las  características que consideramos para  el hobby: repetitividad, propósito, participación, aprendizaje, entrenamiento y disfrute sirven especialmente para separarlo de otras actividades de ocio.

-La repetitividad o repetición periódica diferencia de actividades esporádicas como son el turismo y diversas actividades vacacionales como parques temáticos o actividades de aventura. Esto no quiere decir que no se puedan aprovechar las vacaciones para practicar algún hobby preferido. La periodicidad de esta repetición es, lógicamente, algo arbitrario y dependiente de las posibilidades e intereses de la persona.

-El propósito o determinación permite  discriminar frente a otras dos ocupaciones fundamentales del tiempo libre como son salir con amigos y ver la TV o similar. También diferencia bien con lo que podemos llamar «distracciones», es decir formas que solo pretenden cubrir de manera superficial el tiempo libre y evitar el aburrimiento, como son ver la TV y escuchar la radio, sin una intención especial , o leer libros, periódicos o revistas, o jugar juegos simples, solo para «pasar» o «rellenar» el tiempo.  En contraste con esta forma  pasiva y «superficial», las mismas actividades señaladas pueden constituir hobbies si se realizan con una intención determinada, con un «propósito» de disfrutar o incluso de aprender y desarrollarse.

-La participación (tomar parte) refleja el acercamiento «activo» hacia-valga la redundancia- la actividad, aunque sea relativamente «pasiva» o, según nuestra clasificación, de «observación»,  como pueden parecer  leer o escuchar música.  Está muy relacionado con el propósito en el sentido que refleja una voluntad de implicación en la actividad, que ayuda a diferenciar de situaciones más anodinas de «relleno» del tiempo libre o de «liberación» de preocupaciones.

-El disfrute es una condición básica, que permite también distinguir de actividades de tiempo libre que no producen placer y otras que lo producen casi en grado nulo, porque lo que hacen es simplemente -si lo consiguen-eliminar el aburrimiento, la ansiedad o el estrés.  Es importante destacar que en principio el disfrute es la finalidad principal del hobby.  Esto no quiere decir  que los hobbies no ayuden también a luchar contra esas condiciones. Hay actividades en que, aunque el disfrute no es la finalidad inicial, puede acabar siéndolo, al menos en gran parte, como ocurre con actividades de ejercicio físico iniciadas por motivos de salud, como andar o hacer gimnasia.

-El aprendizaje -una elemento no esencial-  también muestra la existencia de un cierto compromiso con la actividad.  Es cierto que muchos hobbies no parecen requerir un aprendizaje especial, como son  leer, escuchar música, ir al cine, a espectáculos, pasear, etc…  Pero los hobbies más «serios» si que necesitan un aprendizaje , como ocurre con diversos deportes, juegos, tocar un instrumento, etc….

-El entrenamiento -que tampoco es una condición esencial- está muy relacionado con lo anterior y consiste en la práctica repetida  para consolidar y mejorar lo aprendido.  Muy evidente en deportes o ciertas actividades artísticas como tocar un instrumento ,cantar o actuar.

Otras consideraciones y algunas referencias  se exponen en la Parte 3.

 

Share This