En este post reflexionamos sobre la circunstancia de que uno o varios hobbies establecidos dejen de divertirnos.

Es un tema importante para muchas personas, ya comentado en como mantener un hobby. Si despues de disfrutar con un hobby un tiempo determinado, a veces muchos años, empieza a no interesarnos, suele plantearse un problema.  Primero porque generalmente un hobby requiere una cierta habilidad que se adquiere con el tiempo y eso crea una relación, que puede llegar a ser intensa en los hobbies «serios» y perderla produce una cierta sensación de fracaso.  Y segundo porque encontrar un sustituto puede no ser nada fácil.

Si tenemos un hobby que hemos apreciado y actualmente ya no nos interesa mucho o nos aburre, como acabamos de comentar, nos caben dos opciones:  Intentar recuperar nuestro interés por él o bien darlo por perdido, abandonarlo y buscar uno nuevo o alternativo. , Si tenemos varios hobbies y alguno de ellos aún nos divierte, podemos apoyarnos en él y prestarle mayor atención.

En caso de tener un hobby con el cual hemos disfrutado y que conocemos bien (pintar, coser, un deporte, modelismo, etc…), quizá merece la pena intentar recuperar nuestro entusiasmo por él.  Para lograrlo hay varias opciones:

1-Posiblemente lo más importante es la actitud, como ocurre con muchas cosas en la vida y , entre ellas, con los hobbies.  Para aprovechar bien un hobby es preferible tener una actitud positiva, ganas de disfrutar con él, de ver su lado interesante, incluso de imaginarnos que nos gusta más de los que realmente nos gusta.  Esta actitud debe basarse en el aprecio que le tengamos, el esfuerzo que le hayamos dedicado, nuestro dominio del hobby y la pena que nos pueda producir el abandonarlo. También hay que tener en cuenta la perspectiva a largo plazo: «un buen hobby es un tesoro»-

2-Buscar un estimulo nuevo o añadido. Por ejemplo ponernos alguna meta, como exponer nuestro trabajo en alguna red social o de asociaciones, o hacerlo  físicamente en un centro cívico o una galeria, participar en concursos o competiciones o torneos.

3-Mirar si hay novedades respecto al hobby (esto es especialmente interesante en hobbies mentales o de observación), tanto a nivel técnico, de material, digital o de promoción a nivel local.  Es decir, ponernos al día con nuestro hobby, bien sea a través de internet, de federaciones o asociaciones o clubes.  También puede ser útil revisar tutoriales o hacer cursos, presenciales o virtuales.  Un ejemplo es, en el hobby de fotografía, plantearse comprar nueva cámara, o accesorios, o actualizar el programa de ordenador , acudir a un curso monográfico o apuntarse a un grupo de fotografía.

4-Hablarlo con otros aficionados al hobby, ya sean amigos, conocidos, profesores o miembros de clubes o asociaciones, que puedan hablarnos de su experiencia y darnos consejos al respecto.

Si un hobby importante para mi comienza a aburrirme debo plantearme que existen alternativas para renovar la ilusión por él

Photo by Girl with red hat on Unsplash

Share This