single.php

En este post comentamos la atracción que ejercen los materiales en algunos hobbies, atracción que a veces es superior a la del propio hobby.

Los aficionados a la pintura a veces se quedan parados ante los escaparates o el interior de una tienda de materiales de pintura, observando la variadísima oferta  de papeles, lienzos, pinceles, tubos, cajas, colores, caballetes y un sinfín de complementos.  Sueñan con las maravillas que se pueden hacer con todo eso.  Incluso se llegan a comprar algo.  Luego, en la confrontación con el momento de pintar , el entusiasmo por utilizar esos preciosos materiales decae de forma importante.  O eres un experto, o un profesional , o le dedicas enorme entusiasmo y esfuerzo a aprender a sacarles su debido rendimiento, o te puede frustrar al enfrentarte a la dura realidad de cómo rentabilizar tus preciadas adquisiciones.

Lo mismo ocurre cuando se ve un maravilloso saxofón,  o una guitarra realizada artesanalmente, una fantástica cámara de fotos con numerosos objetivos a elegir, una estilizada bicicleta , o  incluso unos magníficos zapatos para correr.  No obstante, los  objetos, para atraer, no necesariamente tienen que ser costosos.  Todo es relativo y a aquellos con menos medios incluso objetos baratos pueden ser objeto del deseo.

     Existen aficionados que disfrutan más mirando y pensando en el material que en la realización del hobby.  Los más «caprichosos»  incluso compran, aunque luego no lo utilicen o lo hagan poco.  Muchos de ellos leen con cuidado revistas especializadas y dan vueltas en su cabeza a lo que podrían adquirir.  Parte de esta actitud constituye en si un hobby que hemos clasificado dentro de la lectura de revistas. (aunque muchas personas buscan más información en internet)

En el lado opuesto están aquellos que, absorbidos por la actividad en sí, dan mínima importancia al material, a veces con consecuencias negativas, bien-por ejemplo- porque la obra artistica quede algo insuficiente o las articulaciones se resientan por un calzado inadecuado.

Por último, se encuentran aquellos que encuentran el equilibrio entre comprar suficiente material adecuado y renovado y lo utilizan de manera satisfactoria para practicar su hobby.  Son personas que tienen conocimiento o asesoramiento, además de interés en dichos materiales.  Probablemente son los que más satisfacción obtienen de su hobby.

En resumen, el material y el equipamiento pueden ser fuentes de gran satisfacción o frustración y el conocimiento o los buenos consejos ayudan a saber qué hay que adquirir y cómo hacerlo, para poder rentabilizarlo lo mejor posible.

 

Share This