single.php

Después de varios años viviendo en China y después de haber dedicado muchas horas  a jugar a estos dos juegos de cartas me parece interesante aportar mi experiencia personal  sobre cómo jugar a las cartas,(una afición que se inventó en China hace más de 800 años), de forma online.

De los incontables juegos que existen con naipes, el Mus y la Pocha tienen la ventaja de ser variantes muy sociales donde lo que se hace y se dice juega un papel muy importante en el desarrollo de la partida. En el Mus, que se juega en parejas, son muy importante las señas que se pueden pasar a través de movimientos en la cara mientras que en la Pocha se pueden hacer todo tipo de variaciones de los arrastres y formas de jugar la partida en función de cómo vaya y del número de jugadores que se encuentren participando. Estas características hacen que además del azar, la habilidad de los jugadores juegue un papel determinante en el resultado.

Por estos motivos no es sencillo replicar una partida presencial de forma online pero las nuevas tecnologías permiten desarrollar alternativas creativas. Hay varias plataformas y aplicaciones en castellano que permiten acceder de forma gratuita a mesas de juego. Actualmente yo estoy usando mundijuegos.com, ludoteka.com y la aplicación MusTxl. Si además de tener un ordenador o tableta dispones de un teléfono móvil, a través de aplicaciones gratuitas como Whatsapp, se puede crear una videoconferencia múltiple que se establece durante la partida y donde se pueden replicar con bastante similitud las condiciones de una partida presencial añadiendo además nuevos factores de azar como el que una mala conexión haga que alguien se desconecte durante un rato de la partida. Hay otras funcionalidades curiosas como grabar la partida para poder visualizarla posteriormente, usar el chat, ver rankings, etc.

Por supuesto estas plataformas permiten acceder a todo tipo de juegos similares como el Chinchón, el Tute o la Escoba por mencionar solo algunos. Como nota final diré que una de las características (en mi opinión más atractiva) de estas variedades es que por lo general no se apuesta dinero y lo que suele entrar en liza es el honor, los cafés (o según la hora las cervezas) y la satisfacción fugaz de la victoria.

Share This