single.php

En  este post comentamos algunos avances que ha habido en la investigación de la demencia,  que pueden relacionarse en cierto modo  con ocio y hobbies.

En nuestra revisión de 2019 sobre el tema concluíamos : «Aunque no hay datos directos,  proponemos que los hobbies y aficiones, como parte que son del ocio y a través de su relación con el ejercicio físico y mental y la facilitación de la relación social, muy probablemente actúen de manera beneficiosa sobre las capacidades cognitivas y frente al desarrollo de demencia. «

Hemos leído  varias «revisiones» sobre el tema, recientes.  Ninguna valora de forma independiente la relación ocio /demencia.  Por eso, lo único que podemos hacer es deducir los aspectos indirectamente implicados, como son el ejercicio físico o la actividad mental.

Un elemento común a estas grandes revisiones es que existen muchísimos estudios sobre los factores «modificables» que influyen en el desarrollo de demencia, como son la tensión arterial, obesidad, diabetes, dieta   consumo de alcohol , ejercicio físico o actividad social  entre otros.  Otro aspecto a destacar es que se revisa especialmente el efecto de la modificación de dichos elementos sobre el desarrollo de demencia.  Por último, señalan la enorme dificultad y gasto que puede suponer realizar estudios en grupos muy amplios de población a lo largo de muchísimos años, teniendo en cuenta que la demencia y el Alzheimer parece que se inician muchos años antes de que aparezcan los síntomas.

Hay dos problemas principales al tratar el tema.  En primer lugar el hecho de que grandes estudios dan resultados conflictivos.  En tanto que algunos apoyan los beneficios del ejercicio físico, otros no.  En segundo lugar se plantea que debe haber un grupo de personas con una facilidad genética para sufrir la demencia, que pueden presentar una sensibilidad diferente a la «modificación» de los factores señalados.  Y es que, no es lo mismo, desde el punto de vista científico y de actuación sanitaria,   saber que ciertos factores como la falta de ejercicio son perjudiciales para el desarrollo de demencia, como demostrar que la aplicación de un mayor ejercicio físico a lo largo de los años resulta en una disminución de demencia en ese grupo de personas.

Hay dos articulo de interés, con un planteamiento diferentes de los anteriores.  En una revisión de un articulo de 2017  de la Comisión de Demencia del Lancet  señalan como principales factores modificables de riesgo para la demencia, en orden decreciente:  la pérdida de oido, la baja educación, fumar, la depresión, el aislamiento social, el traumatismo craneal, la polución atmosférica  y la inactividad física, entre otros.  Tres de estos factores forman parte importante  del ocio y muchos  hobbies: la depresión, el aislamiento social y la inactividad física.

En una revisión sobre la utilidad del ajedrez, se señala que puede tener un efecto positivo en la prevención de demencia en personas normales, es dudosa su utilidad en personas ya diagnosticadas de demencia.

La conclusión de estos estudios sigue siendo, respecto a los factores de riesgo analizados, incluidos dos relacionados con ocio y hobbies como son ejercicio físico y mental, que no existe una evidencia definitiva para considerar que el cambio en  estas actividades influya en el desarrollo de la demencia o Alzheimer, aunque los datos son «prometedores», especialmente el papel del ejercicio físico.  Se esperan más resultados de  estudios de grandes poblaciones y a largo plazo.  

Referencias

Serrano Pozo A  Is Alzheimer disease risk modifiable?  2019 J Alzheimer Dis 67, 795-819

Eggink E. A population perspective on prevention of dementia.  2019  J Clin Med 8, 1-13

Beeri MS Prevention of dementia presents a potentially critical platform for improvement of long term public health.  2019  Dialogues Clin Neurosci 31, 93-99

Smith PJ Pathways of prevention: A scoping review of dietary and exercise interventions for neurocognition. 2019 Brain Plasticity 5, 3-38

Kaur Bhatti G.   Lifestyle modifications and nutritional interventions  in aging-associated cognitive decline and alzheimers’s disease. 2020  Frontiers Ageing Neurosci  11, 369

Hughes S  Medscape News 2020  August 03

Lillo-Crespo M  2019   Int J Environ Res Public Health 16, 2116

imagen: americal journal of neuroradiology

Share This