single-pmb_hobby.php

BRICOLAGE O DIY

El bricolage es una actividad que requiere habilidad y ciertos conocimientos, muy distraida y excelente afición, que puede resultar de utilidad para uno mismo y para los demás.  

DESCRIPCION 

El bricolaje se define como la actividad de elaborar o reparar elementos para el hogar por cuenta propia, sin utilizar los servicios de un profesional. El bricolaje tiene como fin crear, decorar, mejorar o reparar objetos que pueda sernos de utilidad en el día a día.  Dentro del bricolaje, pueden existir distintas modalidades que se pueden practicar tanto por separado como conjuntamente, y pueden ser:

Albañilería Carpintería
Cerrajería Cristalería
Electricidad Electrónica
Fontanería Decoración
Mecánica Pintura

 

Aunque existen varias actividades como la jardinería que pueden considerarse una afición por separado, también puede formar parte del gran grupo bricolaje.  Por otro lado el bricolage se relaciona con diversos hobbies como la restauración de muebles, enmarcado de cuadros o decoración.

La utilización de ciertas herramientas y materiales son básicos para su desarrollo, y en algunos casos, deberemos contar con un conocimiento previo de las tareas a ejecutar.

Cada vez resulta más común el uso de Internet, con el auge del concepto DIY (Do it Yourself o “hazlo tú mismo”) para todo tipo de consultas, así como de prácticas similares a la hora de embarcarnos en un nuevo proyecto.

RECOMENDADO PARA:

El bricolaje es una actividad recomendada para cualquier persona con interés.    Normalmente, no se requiere una condición física específica. Se destina, sobre todo, a personas con  capacidad de imaginación para la creación de nuevos elementos que resulten decorativos o de cierta utilidad en el hogar.  En definitiva, son personas que emplean su originalidad para desarrollar pequeños proyectos que van desde la renovación en casa, decorar un nuevo espacio o arreglar electrodomésticos o aparatos del hogar.   También es adecuado para personas que tienen o disfrutan con tareas manuales de habilidad,

El bricolaje es una afición que supone una concentración elevada en nuestro propósito. Por ello, se suele recomendar para personas que desean desconectar del trabajo y embarcarse en un desafío a elaborar con nuestras propias manos.

Con colaboración o sin ella, el bricolaje se presenta como una actividad retroalimentativa ideal, donde el usuario puede disfrutar del desempeño a la vez que decora o mejora su propio hogar.

NECESIDADES PARA LA PRÁCTICA

Para iniciarse en el bricolaje, lo fundamental es hacerlo inicialmente con mesura, iniciándonos en un proyecto sencillo y realista, y poco a poco, continuar desarrollando otro tipo de actividad más compleja.  El bricolage abarca, desde el arreglo de un simple enchufe, hasta la construcción completa de una vivienda.

Como hemos comentado previamente, el bricolaje es una actividad extensa en su práctica y que precisa de herramientas y materiales indispensables para su desarrollo. Será fundamental escoger qué tipo de actividad es la elegida para comenzar la afición, para posteriormente, proceder a la adquisición de todos los productos necesarios.

Es necesario saber que existen numerosas páginas web en la que se muestran cómo elaborar objetos útiles a partir de la reutilización de otros elementos existentes. Internet se conforma en la actualidad como la herramienta virtual más útil dentro de las posibilidades a las que podemos recurrir en busca de información.

Asimismo, dentro de los básicos para disfrutar dentro del bricolaje, podemos enumerar varias de las herramientas primordiales que todo “manitas” tiene que tener en casa:  martillo, destornilladores, mejor si son eléctricos, alicates o tenazas, cola, sierras, brochas, prensa y, preferiblemente una broca y cajas para guardar las herramientas y los tornillos, clavos y tuercas necesarios.  De aquí en adelante la variedad de herramientas es enorme, ya que dependen mucho según  la “especialidad”.

Conviene tener en cuenta que es importante disponer de las herramientas adecuadas, ya que sin ellas se dificulta mucho la actividad.  Es conveniente asesorarse respecto a qué tipo de herramienta es preciso para el proyecto.  En este sentido, cada vez más, las propias tiendas especializadas en el bricolaje han elaborado canales propios de YouTube destinados a la fórmula DIY, o incluso talleres de formación, en la que explican cómo reparar o elaborar pequeñas piezas indispensables en casa. Consultar este tipo de vídeos pueden llegar a ser de gran de utilidad para resolver duda a la que nos enfrentemos.   El aprendizaje a menudo es autodidacta, con ayuda de información online , incluidos cursos y tutoriales y de libros y revistas.  Hay que tener en cuenta que en casos de reformas grandes (hay personas que llegan a construirse ellos sólos una casa completa) hay que consultar las licencias necesarias.

El definitiva, el coste de esta actividad es bastante variable. Dependerá fundamentalmente de lo que vamos a desempeñar, y su posterior adquisición de unos materiales y herramientas u otros, ya que el mercado del bricolaje es muy amplio y específico y todo varía en función de lo que se realice.

BENEFICIOS Y RIESGOS

El bricolaje se presenta como una actividad muy completa en muchos aspectos, y es por ello, que cuenta con múltiples beneficios para quien lo practique. Dentro de los más frecuentes se exponen los siguientes:

– Es una actividad que debido a la concentración que supone, puede ayudar a disminuir el estrés y la ansiedad, ya que al haberlo escogido libremente, nos hace evadirnos y desconectar del trabajo y rutinas diarias.
– Debido a que es una práctica manual, estimula la creatividad y el desarrollo de los sentidos, suponiendo un nuevo desafío al elaborar algo con nuestras propias manos.
– Este un tipo de afición en el que el progreso se palpa desde un primer momento, por lo que el éxito puede proporcionar satisfacción personal, seguridad en uno mismo y una mayor autoconfianza, también en la resolución de problemas.
– Uno de las ventajas que aporta el bricolaje también lo podemos palpar en el apartado económico, ya que muchas veces no nos damos cuenta de que podemos hacerlo nosotros mismos y ahorrarnos en costes. Bien es cierto que existen ciertas actividades que al no poseer los conocimientos necesarios es recomendable acudir a un experto, pero en líneas generales el bricolaje supone un gran ahorro.
– Otra de las ventajas que proporciona esta afición es la opción de compartirlo con la familia o con amigos, involucrándose todos juntos en un mismo proyecto y compartiéndolo con nuestros seres queridos.  Además se puede tener la satisfacción de ayudar a otras personas con su afición.

Varios estudios como el del Hospital Universitario de Karolinska en Estocolmo, han revelado posibles ventajas que tiene el bricolaje sobre la salud, y se ha comprobado que puede llegar a reducir en algunos casos hasta el 30% de posibilidades de sufrir un infarto en las personas mayores de 60 años.

Si se inicia un proyecto enfocado hacia el reciclaje, el bricolaje puede suponer una mejora en la conciencia medioambiental, y permite cuidar el medioambiente a través de la reutilización de productos que no usamos, en un nuevo objeto elaborado por nosotros mismos.
En el caso de querer iniciar a los más pequeños de la casa, y compartir la actividad con ellos, puede suponer un desarrollo de la inteligencia espacial, así como del naturalismo y de la importancia sobre el entorno que nos rodea, donde se aprenden a distinguir los colores, figuras y aromas que el medio nos proporciona.

El bricolaje no resulta ser una actividad de riesgo, pero el uso de cierta maquinaria o herramientas pueden ocasionar algún tipo de peligro, sobre todo si no se emplean de forma inadecuada. Por ello, hay que tomar siempre unas medidas de seguridad necesarias, con la finalidad de disfrutar de nuestra afición:

– Leer manuales de instrucción de las máquinas a emplear puede ahorrarnos un disgusto en más de una ocasión.
– Asimismo, deberemos tener especial cuidado con todas las máquinas que requieran electricidad para su funcionamiento, y desenchufarlas o desconectarlas tras su uso.
– Gafas protectoras, con la finalidad de evitar alguna chispa o polvo que pudiera saltar durante el uso de alguna máquina.
– Guantes, será fundamental el uso de guantes antes de iniciar cualquier tipo de actividad, a modo de prevención para evitar algún riesgo innecesario.
– Cinturón lumbar, puede sernos de gran utilidad sobre todo en actividades donde tengamos que levantar peso.
– Las caídas suelen ser uno de los accidentes más frecuentes durante el bricolaje; por ello, es importante usar escaleras para las alturas y cerciorarnos de que la base se encuentra en un lugar estable y no corremos peligro.
– En el caso de productos químicos, como las pinturas, disolventes, barnices, colas, etc. Se deberá tener en cuenta el uso de mascarillas que nos protejan de la inhalación de estos componentes, pudiendo evitar alergias o daños pulmonares.

Además de todos los consejos, conviene recordar la importancia del más sencillo de todos ellos: ser ordenado. Colocar cada cosa en un mismo sitio, y guardar las herramientas tras su uso, será primordial para contar con un buen espacio de trabajo libre de riesgos y listo para usarse en cualquier ocasión.

 

Con la colaboración de Sebastian Florido, aficionado al bricolage

Audiovisual

TV
  • Canal decoración  (Movistar plus)aki
Online

Virtual

App
  • Ideas proyectos de bricolaje (Doknow…)
  • Bricolaje con Pallets (App_Lab)
  • Bricolaje para principiantes (Cognito Concepts)
  • DIY ideas (Breuh Team)

Organismos

Todavía no hay contenido para esta sección. Disculpen las molestias