TAROT

El tarot es una baraja de cartas que se utiliza con distintos fines. Por un lado, puede utilizarse de forma predictiva para conocer qué posibles situaciones podrían darse en el futuro. Por otro lado, se puede recurrir al tarot con un enfoque más psicológico, para autoconocerse y conectar con la propia intuición a través de las cartas. 

En la actualidad, las dos corrientes principales vinculadas al tarot conviven casi en armonía. Existen personas que combinan ambas modalidades y otras que solo se conectan con el aspecto predictivo o solo con el aspecto psicológico del tarot. En tercer lugar, también están quienes valoran la baraja de tarot como una obra de arte pictórica que es admirada por la calidad y profundidad de sus imágenes y colores. 

¿Qué cartas componen el tarot?

El Tarot de Marsella nació en Francia en el siglo XV. Esta es la baraja clásica que sirvió (y aún sirve) de inspiración para todos los diseños de tarot que surgieron después. El tarot de Marsella posee 78 cartas que se conocen con el nombre de arcanos. A su vez, los arcanos se separan en dos grupos principales: los arcanos mayores y los arcanos menores. 22 cartas componen el grupo de los arcanos mayores y 78 el grupo de los arcanos menores. 

Los arcanos mayores ilustran acontecimientos humanos que podrían ser considerados como universales y que engloban todos los aspectos espirituales de una persona. Estos arcanos son algo así como esencias presentes en todos nosotros, que se activan (o reprimen) en los momentos de la vida en los cuales aparecen cuando nos leemos el tarot. Los arcanos mayores se numeran del I al XXI. La carta conocida con el nombre de “El Loco” también es un arcano mayor y no tiene número. Esta carta le dio origen a la figura del comodín en la baraja española.  

Los aspectos más cotidianos de la vida intelectual, material o emocional de los seres humanos están contenidos en los 78 arcanos menores. Estas cartas reflejan emociones, deseos, pensamientos y la condición en la cual se encuentran nuestras necesidades, relaciones sociales y proyectos creativos. Los arcanos menores tienen 40 cartas numéricas que van desde el 1 al 10 en cuatro palos diferentes: bastos, copas, oros y espadas. Las otras 16 cartas restantes son las cartas cortesanas y reciben este nombre porque muestran a personajes de la realeza y de la aristocracia. Son cuatro por palo y tienen los nombres de paje, caballero, reina y rey.     

Al acercarse al tarot por primera vez, la gran cantidad de cartas puede resultar desconcertante. Algunas de ellas pueden parecer muy complejas de interpretar porque contienen dibujos esotéricos o desconocidos. Además, puede parecer imposible recordar todos los significados asociados a cada una de las cartas y el orden en el cual se estructura la baraja. Con práctica, lectura y paciencia, estas barreras se pueden superar. Al igual que todos los lenguajes simbólicos coherentes, el tarot posee una lógica que se puede aprender, memorizar y aplicar al realizar diversas lecturas con las cartas. Tan solo se trata de animarse a emprender este camino mágico y misterioso. 

 

Con la colaboración de 7tarot.es

Audiovisual

Todavía no hay contenido para esta sección. Disculpen las molestias

Organismos