page.php
b

Decálogo del buen aficionado

Aprecia tu hobby

Comprende que un buen hobby es algo más que una distracción para “pasar el tiempo”. Lo que distingue a un hobby es que se realiza con la ilusión de disfrutar de él. Pero aunque ese sea su fin básico, también hay que tener en cuenta que puede beneficiar tu calidad de vida e incluso tu salud.

Elige bien tu hobby

Elige un hobby que vaya lo más posible de acuerdo con tus deseos y con tus capacidades, físicas y psicológicas y tus circunstancias de salud, económicas, de tiempo y de familia.

Aprende tu hobby

Intenta aprender bien las bases de tu hobby, a través de amigos, con profesores o incluso de manera autodidacta, pero que sepas de que se trata antes de empezar a practicarlo. Cuanto mejor conozcas el hobby más disfrutaras.

Comprende a tu hobby

Entiende que el hobby a veces plantea dificultades o exigencias. Piensa que el hobby es algo voluntario, exclusivamente para tu satisfacción y placer, pero ten en cuenta que es normal que pueda provocarte alguna sensación negativa, por dificultades de aprendizaje y de su práctica. De todos modos, si los aspectos negativos superan a los positivos,no tienes más que abandonarlo. También hay que darse cuenta de que hay hobbies que exigen mucha dedicación pero hay otros que necesitan bastante poca.

Lucha por tu hobby

Mantener la ilusión por un hobby a veces requiere un esfuerzo. Aunque una vez aprendido el hobby su práctica debería ser algo cómodo y fácil, muchas veces hay que hacer un esfuerzo por darle variedad e interés.

Ayuda con tu hobby

Con la práctica de nuestro hobby y , aunque no nos demos cuenta,  en general ayudamos a los demás. Aunque el hobby es algo que por definición es para tu propio interés, muchas veces tiene una clara repercusión social.
Puede mejorar tu salud y calidad de vida, lo cual es útil para la sociedad en general y tus personas cercanas en particular. Puede repercutir positivamente en personas desconocidas, en las desfavorecidas o en el medio ambiente si el hobby es de tipo voluntariado o actividad social. También es útil cuando implicas a otros, generalmente amigos y conocidos,  a los cuales les facilitas a su vez el hobby que comparten contigo, ya sea jugar a las cartas o hacer senderismo, por ejemplo.

Vigila tu hobby

 

El hobby también puede tener algún ocasional peligro. Intenta practicar el hobby con entusiasmo y cierta regularidad, mejorando si es posible tu realización del mismo., pero ten cuidado de que su práctica no interfiera negativamente en otros aspectos de tu vida, principalmente el familiar y el laboral, pero también en el de la salud. Un hobby, por muy importante que sea , es sólo una más de nuestras actividades vitales.

 

Piensa en más de un hobby

Plantéate tener más de un hobby. Es razonable e incluso recomendable tener más de un hobby, aunque posiblemente alguno sea para ti más importante que otro. Es bueno combinar hobbies de distintos tipos, por ejemplo uno de tipo deporte con otro de tipo artístico o mental. También es lógico dedicar más entusiasmo a un hobby que a otro.

Aconseja un hobby

Piensa en cómo aconsejar un hobby a los demás. Piensa en un hobby no sólo para ti, sino para tu familia, especialmente hijos pequeños o padres jubilados o con limitaciones. Si tienes hobbies que te gustan,  informa de sus aspectos positivos a familiares y amigos, quizá les hagas un favor.

Valora tu hobby

Ten en cuenta que tener un hobby puede ser algo importante en la vida, que te puede ayudar mucho, a veces a lo largo de años, especialmente en ciertos momentos o situaciones, como la infancia, la adolescencia, la jubilación o la ausencia de trabajo.

Share This