single.php

En este post comentamos una cuestión que puede ser de interés para los que practican hobbies creativos.

He pintado un cuadro.¿y ahora que?… Se plantea un inquietante problema de los hobbies creativos

El problema es que, a menudo, para que una creación sea plenamente satisfactoria, debe compartirse con un público, tener espectadores, aunque sólo sea uno. Esto es válido para, por ejemplo,  la pintura, la fotografia, la escritura, la cocina, el bordado o el diseño de páginas web, entre otros muchos.

Aunque por definición el fin mismo del hobby es el placer que da su realización, en muchas ocasiones este placer también depende del hecho de compartirlo.  Esto no es exclusivo de los hobbies creativos, ocurre también en los interpretativos, como el teatro, cantar o tocar un instrumento.

Lo más habitual y sencillo es compartir la creación producida por nuestro hobby con familia y amigos, pero a veces este público no muestra interés, es inadecuado o insuficiente.  La necesidad de compartir se hace más intensa según aumenta el número o la calidad de la producción. También suele aumentar con el paso del tiempo y la necesidad de reforzar nuestra motivación.

Así,la cuestión es  ¿de dónde sacar público para nuestras creaciones?.  Se pueden considerar cuatro opciones,

  • 1-colegas de un grupo con la misma afición, ya sea en forma de club, asociación o grupo.
  • 2-exponer, en cualquier ámbito, como asociaciones o centros  culturales, públicos o privados, o en locales como bares o cafés, de forma individual o dentro de un grupo.
  • 3-participar en páginas de internet o redes sociales, incluidas galerías virtuales.
  • 4-participar en concursos, que pueden ser a nivel local, nacional o incluso internacional, especialmente si se hace online.

 

Acceder a cualquiera de estas opciones requiere un cierto esfuerzo y conocimiento para localizar las alternativas y participar en ellas.  Afortunadamente existen muchos recursos informativos , tanto de instituciones públicas como privadas, la mayor parte localizables a través de internet, muchas veces a través de páginas de información general o especializada.  Generalmente merece la pena el esfuerzo de investigarlos, tanto para desarrollar como para mantener nuestro hobby.

Por último, una opción para estimularnos es intentar monetizar o rentabilizar económicamente nuestro hobby, que ocasionalmente puede llegar a convertirse en la base de nuestra profesión.

Share This