single.php

 

En este post se analizan los motivos por lo que alguien puede, incluso sin saberlo, beneficiarse de comenzar con un hobby o una afición.

¿Quién podría disfrutar de  un hobby o beneficiarse de un hobby o una afición?

Las personas que:

1-Se aburren en su tiempo libre

2-Tienen estrés laboral y necesitan un uso agradable y relajante de su tiempo libre

3-Quieren desarrollar deseos y capacidades y no han podido hacerlo hasta ahora.

4-Quieren  probar actividades nuevas  en su vida.

5-Quieren disfrutar mejor , aprovechar más satisfactoriamente  el tiempo libre del que disponen .

6-Desean mejorar su salud y no saben cómo

7-Personas en riesgo de problemas de salud por sedentarismo.

8-Aquellos que deseen mejorar sus relaciones sociales

9-Personas en riesgo de desarrollo de aburrimiento, es decir aquellos que todavia no se han aburrido pero es previsible que lo hagan  pasado un tiempo.

10-Niños y adolescentes, de forma “preventiva”.

Los hobbies, en tanto que forman una parte del ocio, presentan diversas    utilidades  a tener en cuenta al preguntarse porqué uno puede necesitarlos.   El hobby ayuda a luchar contra el estrés, a mejorar la salud, al desarrollo personal, la relación social y  ,especialmente , a combatir el aburrimiento o  el “mal” uso del tiempo libre.

 

La vida sin hobby

Hay mucha gente que vive aceptablemente satisfecha y feliz sin tener ningún hobby.  Aquellos  que luchan cada dia por su subsistencia, probablemente  bastante tienen con ello cómo para pensar en  cómo disfrutar más de su tiempo libre.  El hobby es un tema que –por definición- se les plantea a personas con  tiempo libre, de ocio, suficiente y no completamente aprovechado. Por otro lado,   hay personas que disfrutan tanto con su trabajo que los consideran su “hobby”  y otras que acaban convirtiendo su “hobby” en su trabajo.

Posiblemente, en el concepto social del tiempo libre hay que incluir la percepción de que existe y de que psicológicamente tiene la importancia de que constituye una parte notable de la vida.  Muchas personas pueden pasar agradablemente su tiempo libre “sin hacer nada especifico”, “disfrutando de las pequeñas cosas”, “haciendo el vago”, viendo la tele, sentado en el bar o café con o sin amigos,  saliendo a la calle, viendo a mucha gente, cuidando a los nietos (por decisión propia y por gusto, evidentemente)  limpiando la casa, yendo a su huerto de toda la vida o  con actividades variadas,  muchas de ellas de la vida cotidiana.

En diversas estadísticas se confirma que la ocupación principal del tiempo libre es ver la TV y salir con amigos o familia.   Los niños pueden disfrutar de su tiempo libre jugando sin parar .   Aunque se podría argumentar si algunas de estas actividades son equiparables a hobbies , el caso es que muchas de estas personas están contentas con su utilización del tiempo libre.  Pero también hay que señalar que la principal actividad, ver la TV, es totalmente sedentaria y en este sentido –la falta de ejercicio- puede estar asociada a peor  salud.

 

¿Quien necesita un hobby?.

Aquellas personas que más  necesitan un hobby son probablemente las que,  en algunas, muchas  o todas las horas de su tiempo libre se aburren, se sienten inútiles,  perciben  que “pierden el tiempo” e incluso se deprimen.  Es decir aquellas en que disponer de tiempo libre les provoca sentimientos negativos, con un cierto elemento de inquietud, angustia, tristeza o desanimo.  La más evidente de estas situaciones es el aburrimiento.  El aburrimiento, además de desagradable, puede ser perjudicial para la salud como han demostrado algunos estudios, a veces favoreciendo consumo de comida poco sana , el abuso de alcohol o sustancias  y  la depresión .  Hay una página, de la revista Nature, en la que se comenta el concepto y la repercusión del aburrimiento y se oferta un test (en inglés) para valorar la tendencia a aburrirse que, obviamente, varia mucho de unas personas a otras.

(Aburrimento: Cansancio del ánimo originado por falta de estímulo o distracción, o por molestia reiterada: Diccionario de la RAE)

Si el aburrimiento, la frustración, la ansiedad o la depresión,  en relación con el tiempo libre, aparecen con una cierta extensión y frecuencia, parece lógico pensar que  en este casos se debería buscar una circunstancia que modifique la situación para mejor.  Esta circunstancia puede ser: buscar una pareja, si no la hay,  conseguir  una mascota,  afianzar la fe religiosa , incrementar su vida social, su vida sexual  o  darse al abuso de sustancias o hacerse adicto al juego, entre otras.  Pero quizá es más sencillo y sano buscar una afición que  distraiga,  divierta o  motive.  El tiempo libre no satisfactorio parece ser especialmente significativo en dos grupos de edad: adolescentes y mayores.  Aquellos tienen mucho tiempo libre en periodos de vacaciones y estos después de la jubilación.

(Continúa en Parte 2)

Share This