single-pmb_hobby.php

PILATES

pilates hobby

El Pilates se ha convertido en un método muy popular de gimnasia y tonificación muscular pero,  a menudo, como pasa con otros ejercicios físicos, su práctica aporta satisfacción, adquiriendo la categoría de un hobby.

DESCRIPCION

El Pilates (método de Pilates) se define como un conjunto de ejercicios físicos dirigidos especialmente para fortalecer y tonificar los músculos sin aumentar su volumen. Es un ejercicio que tiene  ciertas similitudes con el yoga, pero hace hincapié en el «núcleo» del cuerpo: el abdomen, los oblicuos, la parte baja de la espalda, y el suelo pélvico entre otros.

Existen diferentes formas de practicarlo:  sin aparatos y con aparatos.  Entre ellos lo más conocidos son la modalidad de Pilates Mat y Reformer. Cada máquina Pilates (mat – reformer – cadillac – ladder barrel – stability chair – spine corrector) ofrece una extensa gama de ejercicios para trabajar el cuerpo de forma holística en diferentes posiciones. Se realiza en un gimnasio o sala, incluidos centros municipales, generalmente en grupo dirigido por un profesor.

Los elementos esenciales del Pilates son:

1-Concentración: para alcanzar un grado de conexión y coordinación óptima.
2-Precisión: imprescindible para ejecutar todos los movimientos que deben realizarse.
3-Respiración: una buena respiración ayuda a controlar los movimientos y facilita la estabilización de la columna vertebral, para el trabajo global de las extremidades.
4-Control: para no realizar ejercicios descoordinados o bruscos que puedan causar un daño físico.
5-Fluidez de movimiento: indispensable para que los ejercicios se lleven a cabo de la manera idónea y a la velocidad correcta.
6-Centralización: que establece que el centro del cuerpo es el conjunto de músculos abdominales.

En una definición general, se puede afirmar que el fin último de Pilates es descubrir en qué parte del movimiento nos falta control por exceso de tensión, acortamientos musculares, rigidez  articular…etc, y a partir de ahí poder ser conscientes de donde podemos tener algún problema e ir mejorando a través de los ejercicios Pilates pudiendo aliviar o incluso mejorar nuestro estado de forma.

RECOMENDADO PARA:

Es una actividad que está recomendada para cualquier persona. El Pilates se presenta como un buen ejercicio que se puede adaptar a las necesidades y características de cada persona.  Está especialmente diseñado para personas que quieran cuidar su salud o tengan problemas  físicos de articulaciones y sobre todo,  de espalda.  Ayuda también a la relajación, física y mental, a combatir el estrés. El gasto es de bajo a moderado,  del tipo de centro o gimnasio al que se vaya.  Aunque el Pilates se suele comenzar por motivos de cuidado físico y salud a menudo acaba también siendo un verdadero hobby.

NECESIDADES PARA LA PRACTICA

Para practicar Pilates es necesario disponer de dos elementos básicos: indumentaria cómoda y una colchoneta. A partir de aquí, se pueden adquirir otros accesorios como: balones, bandas elásticas, esferas, aros, etc.

Los precios suelen variar, pero la amplia oferta de todos estos elementos en las diferentes tiendas deportivas nos puede ayudar a encontrar desde materiales muy económicos a otros más caros.

Normalmente para su disfrute no se necesita de requerimientos especiales. No obstante, hay que tener en cuenta que la mejor forma de comenzar cualquier ejercicio deportivo, es acudir previamente a nuestro médico para que valore el estado de nuestro suelo pélvico, ya que, en ocasiones, por ejemplo, las personas con pérdidas de orina pueden tener ciertos problemas con esta actividad.

Una vez nos decidamos a iniciarnos en Pilates, la mejor forma de hacerlo es aprender  teniendo un monitor que nos asesore, por lo que, de un modo u otro, se considera un factor indispensable para una buena práctica. Para ello encontraremos muchos gimnasios, centros deportivos  y asociaciones que ofrecen cursos grupales en nuestra localidad o provincia.  En este ámbito, es importante tener en cuenta que los expertos recomiendan informarnos de la formación que poseen los monitores, ya que si no se tienen los conocimientos necesarios, la práctica de Pilates puede llegar incluso a ser contraproducente.

Por otro lado, Internet nos aporta otra posibilidad como es la de tutoriales on line, herramientas que puede sernos útiles siempre y cuando  ya sepamos cómo funciona y trabaja nuestro cuerpo el Pilates y tengamos una previa práctica con un profesional.

El gasto es el del pago del gimnasio o centro y suele oscilar entre 10 y 60 euros al mes, teniendo en cuenta que también se puede realizar en centros municipales.

BENEFICIOS Y RIESGOS

Es importante comenzar señalando que no todos los expertos se ponen de acuerdo a la hora de hablar de los beneficios y riesgos a la hora de practicar Pilates.  No obstante,  la mayoría coinciden en que los principales beneficios se encuentran sobre todo en el desarrollo de ciertas capacidades que justamente necesitan los ejercicios que se ejecutan en su práctica: fuerza, flexibilidad, resistencia muscular, coordinación, equilibrio y buena postura, con una probabilidad mucho menor de lesión que con otras formas de ejercicio.

Debido a que los ejercicios están hechos de forma que el abdomen sea el centro muscular del cuerpo, puede ayudar a mejorarla fortaleza y la tonificación de la columna a nivel lumbar, que es la base del resto de la columna vertebral.

Según algunas webs especializadas, practicar Pilates podría aportarnos los siguientes beneficios:

  • Aumento de flexibilidad, agilidad, equilibrio y coordinación de movimientos.
  • Relajación global permitiendo eliminar el estrés y las tensiones musculares mediante la respiración y la concentración.
  • Fortalecer y tonificar el cuerpo sin aumentar el volumen muscular, con ello se puede lograr estilizar la figura.
  • Aporta vitalidad y fuerza permitiendo minimizar el esfuerzo para realizar las tareas cotidianas más pesadas o cualquier otro tipo de deporte.
  • Mejora de la alineación postural y corrección de hábitos posturales incorrectos.
  • Aumento de la autoestima y el conocimiento del propio cuerpo mediante la integración cuerpo-mente.
  • Prevenir y rehabilitar lesiones del sistema músculo-esquelético.

En el caso de las embarazadas o en pleno proceso de menopausia, Pilates también se presenta como una actividad muy recomendable. Hay ejercicios adecuados para cada mujer, edad y estado.

En cuanto a los riesgos, hay que tener en cuenta dos factores importantes: la formación del monitor y el número de personas que participen las clases. Algunos estudios han señalado que algunos instructores carecen de la formación necesaria, lo que reduce los beneficios de la disciplina en los alumnos, además de arriesgarles a sufrir lesiones. Por otro lado, si el número de asistentes a las sesiones es muy grande, la focalización en cada alumno es menor, elemento a tener en cuenta ya que cada persona tiene unas necesidades diferentes.

Algunos expertos señalan que hay que tener en cuenta las siguientes situaciones de riesgo:

  • Cuando existe una debilidad del suelo pélvico.
  • Cuando no se activa correctamente el core para proteger el suelo pélvico durante el ejercicio.
  • Cuando no se adopta la postura correcta al practicar ciertos ejercicios.
  • Cuando hay hipertonía del suelo pélvico, suelo pélvico hiperactivo o que sufre espasmos.
  • Cuando existe un prolapso de órganos o tras una operación de prolapso.
  • Tras una histerectomía.
  • Tras una cirugía de vejiga.
  • Durante o después de la menopausia.
  • Durante y después del embarazo.

La web  http://ensuelofirme.com  recoge una serie de motivos directos que podrían provocar problemas en el suelo pélvico cuando se realizan algunos ejercicios del método Pilates:

  • Hiperpresión ejercida sobre el suelo pélvico: Empujar hacia abajo con el diafragma y el contenido abdominal en lugar de contraer concéntricamente y elevar los músculos del suelo pélvico mientras se realizan algunos ejercicios de core de Pilates puede agravar la debilidad de estos músculos y acabar originando un prolapso de órganos.
  • Sobrecarga de los músculos del suelo pélvico:Realizar ejercicios abdominales intensivos o con una carga grande puede provocar que unos músculos del suelo pélvico con una fuerza normal lleguen a claudicar, debilitándose y causando un prolapso de órganos igual que en el caso anterior.
  • Tensión excesiva previa de los músculos del suelo pélvicoEl programa de ejercicios de Pilates para una persona que sufre hipertonía o suelo pélvico hiperactivo debe ser completamente diferente de aquellos casos en los que se busque el fortalecimiento de esta zona.

Importante también, como en toda actividad en la que se realicen ejercicios físicos, tener en cuenta la fase de calentamiento, sobre todo de extremidades y cuello, así como la fase de estiramiento al finalizar nuestra sesión de Pilates.

 

Con la  colaboración de Carmen Trujillo, monitora de Pilates.

Foto: http://blogpilates.es/

Audiovisual

Virtual

APP:
  • Pilates (shVagerFM),  ,
  • Pilates (Lumowell),   ,
  • Pilates ejercicio en casa (PEGI 3)

Organismos