single-pmb_hobby.php

ESTUDIAR (IDIOMAS, OTRAS ASIGNATURAS,ETC)

Estudiar puede ser un hobby muy interesante, divertido y productivo para aquellos que deseen aprender cosas nuevas y mantener activa la mente.

DESCRIPCION 

Estudiar como afición se define como la capacidad de adquirir nuevos conocimientos y desarrollar nuestro aprendizaje a través de la comprensión y el entendimiento. Estudiar, por tanto, consiste en la observación y el análisis de la materia que se quiera tratar, con el fin de ampliar nuestras fronteras cognitivas.

Cualquier individuo puede estudiar a través de dos formas principales: por un lado, de manera autodidacta, a través de la búsqueda y gestión del contenido por si mismos, o inscribiéndose a escuelas, universidades u otras entidades formativas que sean del interés del aficionado.

En el proceso de estudiar se pueden diferenciar dos fases. En primer lugar, la observación y lectura comprensiva para una primera toma de contacto con la materia, y en segundo lugar, la aplicación de las técnicas de memorización para asimilar nuevos conocimientos.

Así pues, la comprensión de un texto se pueden dividir en:

  1. a) Breve lectura rápida a los títulos y subtítulos para hacerse una idea de la temática a estudiar.
  2. b) Lectura de los párrafos y sintetizando las ideas más importantes, por medio del subrayado o las anotaciones.
  3. c) Resúmenes o creación de esquemas gráficos para asimilar las ideas principales sintetizadas.
  4. d) Explicación escrita y oral de los contenidos adquiridos, como una prueba de la memorización y asimilación sobre lo aprendido.
  5. e) Otras posibles herramientas que podemos utilizar para la obtención de contenido, pueden ser Internet, cartografía o gráficas, fotografías o infografías explicativas, etc.

Por tanto, en líneas generales, podemos definir la acción de estudiar como hobby, como el disfrute de la asimilación de nuevos contenidos, teniendo como impulso principal nuestra propia motivación por ampliar conocimientos y encontrando en ello la satisfacción personal de hacerlo.  El estudio tambien puede complementar y enriquecer muchos hobbies como son, entre otros,visitas a museos o a monumentos, afición al cine o a la música, astronomía, avistamiento de aves, fotografía, tocar un instrumento y casi todos los hobbies que no son exclusivamente de actividad física.

RECOMENDADO PARA:

Estudiar es una actividad que está recomendada para todas las personas, especialmente para aquellas cuyas ansias por aprender sean constantes, siempre y cuando se disponga del tiempo necesario que conlleva esta afición. El hecho de estudiar combinándolo, por ejemplo, con el trabajo, nos da una sensación de responsabilidad y orden, que provoca beneficios en nuestra diligencia a la hora de realizar actividades, por lo que también está recomendado para aquellas personas con ciertas deficiencias de atención, que puedan encontrar en una materia que les sea de interés, una herramienta para mejorar la concentración.

También es un hobby destinado a personas que estén motivadas por el desarrollo profesional a través de la titulación, pudiendo optar a puestos cualificados y enfocados hacia la rama que más les apasione.

Es una actividad sana, que promueve el desarrollo intelectual y cognitivo de quien lo practica, por lo que no existe ni un límite ni un mínimo de edad para ejercerlo. De hecho, varios estudios científicos revelan que en las personas mayores la  actividad mental puede proteger algo frente a la demencia. Además existen cursos especialmente dirigidos a mayores o jubilados.

Estudiar es , por tanto, una actividad que nos puede ofrecer un sinfín de posibilidades, pero donde hay que tener en cuenta que la pasión es sin duda la piedra angular que la impulsa, y que cuando se desarrolla a través de la motivación, puede ser sin duda una de las aficiones más fructíferas y con más retroalimentación positiva.

NECESIDADES PARA LA PRÁCTICA

El  primer paso es seleccionar la materia de interés.  Puede ser, quizá lo más habitual, un idioma o cualquier tema, desde arte, a historia, a biología o  naturaleza., entre otros muchos.   En este paso esencial, debemos dejarnos dirigir por nuestro deseo, pero también por nuestra capacidad y disponibilidad de tiempo.   El estudio se puede plantear a un nivel básico o a nivel de “carrera”, aunque no sea para luego trabajar en ello.  Es muy importante informarse adecuadamente de centros de aprendizaje, en caso de que optemos por cursos, presenciales u online.

Respecto a cómo es estudia, presentamos a continuación algunas recomendaciones:  Debemos seleccionar el material que necesitamos para ello, ya sean libros, e-books, documentales, enciclopedias o cualquier otro elemento que pueda ser de ayuda. En muchas ocasiones no es necesario adquirirlo, sino que podemos recurrir a bibliotecas con un carnet previamente solicitado y hacer uso de infinidad de contenido gratuito.

En cuanto a los elementos necesarios para su práctica, será necesario tener en cuenta una serie de metodologías: en primer término, tendrá que elaborar un planning o tareas a seguir para lograr los resultados que se deseen. El punto de partida será fijar la meta hacia la que queremos dirigirnos. A continuación se ofrece una lista de recomendaciones útiles para seguir un orden y control de todos los pasos:

  • Desarrollo de un plan de acción. Para llegar a la meta, hay que establecerla de forma específica para que resulte efectiva.
  • Elaborar una serie de pasos o apartados para ir paso a paso, llegando a “minimetas” que conformen la definitiva.
  • También será fundamental establecer una línea temporal y un plazo aproximado del objetivo.
  • Evaluar el nivel de progreso y permanecer con la motivación de lograr lo que previamente se ha constituido.

Aquí se muestran varios consejos para su práctica y mayor rentabilidad al tiempo empleado, que serán necesarios tener en cuenta:

  • Aprovechar los momentos del día en los que sabemos que la mente va a estar más despierta y receptiva.
  • Elegir el lugar apropiado para estudiar es una de las tareas fundamentales. Lo importante es estar cómodo y crear un ambiente relajado donde se disipen todos los elementos que nos puedan distraer.
  • Probar diferentes técnicas de estudio, ya sea repetición de conocimientos en voz alta, usar grabadoras, elaboración de esquemas y resúmenes gráficos, escoger algún documental que sirva de apoyo a la materia.
  • Realizar pausas con frecuencia para evitar momentos de distracción que nos hagan perder más tiempo.

Además, conviene escoger un lugar apropiado de estudio y unos horarios que deberemos planear, ya que según varios estudios, establecer una rutina de estudio favorece en gran medida su efectividad, destinando un sitio concreto y creando una burbuja particular para desarrollar las capacidades de forma efectiva. Un escritorio equipado de los materiales supondrá nuestro pequeño santuario de aprendizaje en casa.

El coste de esta afición es variable,  dependiendo de lo que vaya a estudiarse y del material de empleo. En este aspecto, Internet se presenta como una ventana abierta a toda la información de la que podremos hacer uso de forma autodidacta, teniendo como principal ventaja que, en este caso, el coste se verá reducido al máximo.  Los cursos presenciales suelen ser lo más costoso, así como el material utilizados en ellos, aunque hay multiples cursos muy económicos en centros y asociaciones cívicas.

En el caso de desarrollar nuestra afición con la ayuda de algún tipo de organismo, conviene elaborar una lista o realizar una investigación previa sobre universidades, escuelas de idiomas, academias, cursos… y toda la información y precios que nos pueda aportar tanto a través del teléfono, en sus páginas web o presencialmente.

Además del rendimiento intelectual, el estudio puede ayudarnos en la vida cotidiana (un idioma que facilita nuestra comunicación en viajes) o incluso ser la base de una nueva profesión.  El estudio en centros o academias suele ser una fuente magnífica de relación social.

BENEFICIOS Y RIESGOS

Estudiar es una afición que proporciona beneficios personales a quien lo practique, pues el hecho de aprender nuevos contenidos y vivir experiencias, es una forma de seguir aquello que le apasiona. Además, provoca el desarrollo y la satisfacción personal, y en cierto modo, es una manera de potenciar la autoestima, a través del nuevo conocimiento adquirido y de lo que supone para nosotros.

Aporta una mayor comprensión del entorno de forma general, o en el caso de estudiar idiomas, proporciona la posibilidad de ampliar la comunicación con personas de otros países, ya sea en un ambiente laboral o de viajes de ocio.

También otorga un carácter más metódico y ordenado, pudiendo fijar las metas e ir rumbo a los objetivos personales con mayor seguridad.

También el estudio puede favorecer el desarrollo de diversas capacidades cognitivas, como la atención y la concentración, ayudando probablemente a retrasar  el desarrollo de demencia.

Los nuevos conocimientos adquiridos podrán tener un impacto positivo en cuanto a proporcionar beneficios indirectos, como la opción de optar a un mejor puesto de trabajo o de convertir tu hobby como una herramienta para alcanzar nuestra meta profesional

En cuanto a los posibles riesgos de estudiar, son prácticamente inexistentes a excepción de molestias de vista o molestias por malas posturas durante el estudio prolongado.  También hay que tener en cuenta la posible ansiedad y frustración que ocasionalmente produce el estudio, incluso voluntario.

  

Con la colaboración de  Alba Luis Ravelo, aficionada al estudio de cultura general e idiomas.

Youtube

Audiovisual

Podcast
  • Aprende ingles con ingles podcast

Virtual

APP:

Organismos