single-pmb_hobby.php

CONDUCCION DE MOTOCICLETAS

Ser motero,  más que una afición o actividad de tiempo libre es un modo de vida, una parte inherente a quien lo practica, ya sea como conductor o pasajero.  Lo verdaderamente importante no es el destino, sino disfrutar del viaje con nuestra gran aliada de dos ruedas, que nos aporta libertad, autonomía e independencia en cada trayecto.

DESCRIPCION 

La conducción de motos consiste en que el aficionado maneje una motocicleta en su totalidad, con la finalidad de realizar un trayecto, independientemente del tamaño de su recorrido. La persona que practica este hobby se conoce como motero, y dentro de las posibilidades que ofrece la conducción de motos, encontramos tres grandes grupos de aficionados según el objetivo:

  • Como medio de transporte para largos recorridos. Se manifiesta como un tipo de viaje alternativo, en el que no solo se disfruta del destino, sino del paisaje durante todo el recorrido.
  • Paseos de domingo (o en otras fechas). Es una actividad que se realiza tanto en solitario como en compañía de un copiloto. También con grupos que cuentan con una ruta establecida.
  • Como práctica de deporte. Normalmente, en circuitos ya sea en asfalto o tierra, y a través de competiciones o carreras.

No obstante, si nos ceñimos a la práctica de deporte a través de las motocicletas, encontramos diversas ramas que pueden ser:

  • Motociclismo de velocidad: son carreras de competición en circuitos debidamente asfaltados con la finalidad de medir quién es capaz de llegar antes a meta.
  • Motocross/Enduro: tiene la misma finalidad que la anterior, pero se da en pistas de tierra y en entornos más abruptos.
  • Trial: se trata de superar diferentes obstáculos en un entorno especialmente delimitado. La clave fundamental es el equilibrio, puede debe ser completada sin tocar el suelo ni caerse.
  • Rally raid: en esta modalidad, se efectúa por etapas que suelen durar bastante y el más famoso es el Rally Dakar.

Según los entendidos de este mundo, ser motero implica algo más que conducir un vehículo.  La moto es el medio, y su uso se traduce en autonomía, libertad e independencia, por lo que probablemente, lo que parece un hobby potencial, termine convirtiéndose en un verdadero estilo de vida para el aficionado.  La afición se puede combinar con asistencia a eventos deportivos (carreras), visión de eventos en TV u online , lectura de revistas de motos  y viajar.

RECOMENDADO PARA 

Conducir motos es una actividad que está indicada a toda persona que se encuentre en posesión del carnet de conducir y que tenga debilidad por las motos y la  velocidad y autonomía que ello proporciona.

También puede estar indicado para personas que busquen relajarse en entornos tranquilos a través de paseos que produzcan sensación de bienestar y tranquilidad.

Pero ya que es una actividad que conlleva ciertas posturas y movimientos, siempre será conveniente consultar previamente con nuestro médico. Es por ello que , en principio, no se recomienda practicar a personas que puedan sufrir problemas de espalda, visión u oídos, ya que esto último, puede suponer una pérdida de equilibrio.

En términos generales, la conducción de motos también se aconseja a personas que circulen por ciudad, concediendo un movimiento superior y ventaja de aparcamiento frente a los coches.

 NECESIDADES PARA LA PRÁCTICA

Para la práctica de esta actividad, lo primero que vamos a necesitar es el carnet de conducir y el vehículo en cuestión. Ello acompañado de nuestra motivación quien va a determinar su ejercicio.

Legalmente, se necesita el carnet de conducir tipo A en el caso de España. Existe una alternativa a este tipo de licencia, si se tiene en posesión el carnet tipo B durante más de tres años. En ese caso, se podrá conducir motocicletas inferior a 125cc. De igual modo, es recomendable recordar que existen distintos tipos de licencia en función de la potencia (medida en centímetros cúbicos o cc) que tenga la motocicleta:

  • AM: carnet de ciclomotores de dos o tres ruedas. Hasta 50 cc, y haber cumplido al menos 15 añ
  • A1: carnet de motocicletas sin sidecar hasta 125cc. Para este título será necesario tener 16 añ
  • A2: a partir de los 18 años, a partir de potencia máxima de 35 kW, equivalente a unos 47 CV.
  • A: es el carnet más nuevo creado por la ley de circulació Para ello, es necesario al menos tener 20 años, tener dos años de permiso A2 y superar una formación específica. Con este carnet, siendo el más complejo de conseguir, se puede conducir cualquier tipo de motocicleta y potencia.

La moto se presentará normalmente como la inversión principal y el elemento más costoso de la práctica de este hobby. Su precio dependerá de la calidad, las dimensiones, la potencia y por supuesto, la marca. Normalmente, los precios de fábrica pueden oscilar entre los 1000 y los 100.000€. No obstante, podemos recurrir a la compra de segunda mano en tiendas especializadas, particulares o a través de internet.  A la hora de comprar es importante informarse adecuadamente y para ello se puede contar con ayuda de amigos o conocidos o bien de las numerosas revistas y páginas especializadas en internet sobre motocicletas.

En cuanto a los complementos básicos que todo motero debe disponer, se muestra aquí una lista resumen de los indispensables:

Casco: elemento obligatorio siempre que realicemos un viaje en motocicleta y que nos protege de cualquier contusión.

–  Guantes: son un accesorio fundamental que se encargan de evitar cualquier rozadura con los puños y gozar de una conducción confortable, manteniendo las manos a una temperatura óptima evitando también el contacto con el agua.

–   Botas: generalmente cuentan con protecciones en la puntera, plantillas que favorezcan la comodidad durante los recorridos y los contrafuertes, refuerzos de seguridad en algunas áreas, habitualmente de caña protegiendo los tobillos.

–   Chaqueta: suelen ser de cuero y con protecciones en brazos y espalda (espaldera). Además, es una prenda personalizable sobre todo cuando esta actividad se practica en grupos, con escudos o dibujos, como también ocurre con el caso del casco.

–   Pantalón: suele ser de materiales parecidos al de la chaqueta, y cuenta con protecciones en las rodillas, principalmente.

Aunque es más habitual entre los ciclistas, también se puede recurrir a los sprays reflectantes en el caso de trayectos nocturnos, si nuestra ropa no cuenta con estas características, para aumentar la visibilidad y que nuestra presencia sea observable desde largas distancias.

Además de los elementos básicos, también se pueden adquirir otro tipo de accesorios para nuestra moto como son las alforjas para almacenamiento, un kit de herramientas, o algunas de las más curiosas como los puños calefactables, muy útiles en invierno, que se encuentran conectados a la batería y calientan las manos casi al instante.

Otro de los costes que presenta esta actividad son los de mantenimiento y rodaje de la moto, el seguro, la ITV, el impuesto para la circulación, las revisiones periódicas y el combustible.

Para la adquisición de todos los accesorios, es conveniente recordar que podemos adquirirlos tanto tiendas físicas como online, siendo estas últimas una fuente inagotable de numerosas plataformas digitales que ofrecen auténticas piezas exclusivas o descuentos especiales.

El lugar de práctica varía según el tipo de motociclismo que se realice y puede ser una carretera normal, un circuito, el campo o la montaña.     La conducción de motos sólo necesita el aprendizaje necesario para obtener el carnet de conducir.  Eso si, para hacer conducción deportiva o especial, como el motocross o trial es conveniente aprender con alguna persona cualificada o dentro de un club o asociación.  El motociclismo como afición se suele practicar en grupos, bien informales, de amigos o compañeros o bien dentro de clubes o asociaciones.  Este aspecto social del motociclismo a menudo constituye una importante fuente de satisfacción.

BENEFICIOS Y RIESGOS

Montar una motocicleta puede ser muy divertido, pero puede llegar a ser peligroso si no somos consciente de los riesgos que implica. Muchos de los accidentes vienen determinados por la falta de experiencia, aunque no solo les ocurre a los principiantes. No se pueden evitar todos los accidentes, pero mantener los ojos en la carretera y prestar atención ayudará a detectar las amenazas y tomar mejores decisiones.

A pesar de la  lista de posibles riesgos, montar en moto es una afición reconfortante y revitalizante. Todo aquel que la practica, tarde o temprano termina repitiendo. Debido a varios estudios realizados, hemos podido llegar a conocer que su práctica proporciona enormes beneficios en los aficionados, sobre todo a nivel psicológico.

  • Sensación de libertad e independencia se ve reforzada. El absoluto control sobre nuestros movimientos y el de nuestra moto, hará de esta afición una auténtica experiencia autó
  • Conexión con el entorno. La conducción de motos es completamente diferente a la de los coches y eso se ve reflejado en la sensación que se percibe cuando estás en carretera.
  • Puede fortalecer rodillas y muslos: siempre y cuando la práctica sea moderada, puede ayudar a mejorar nuestras piernas otorgándoles una mayor firmeza a nuestra postura.
  • Mejora el estado de ánimo.  Además de la sensación de independencia que otorga, el tiempo de exposición al sol puede aumentar y con ello la adquisición de la vitamina D, un claro impulsor del buen humor.
  • Incrementa la concentración.  Estar al mando de una motocicleta requiere una atención absoluta al entorno que nos rodea para cumplir con las normas de seguridad y evitar cualquier tipo de improviso innecesario. Es por ello, que nuestro rendimiento cerebral se vera reforzado, así como un aumento de los reflejos.
  • Rapidez en los desplazamientos, logrando evitar largas colas de tráfico en la ciudad.
  • Facilidad de aparcamiento. Si algo caracteriza a la moto, es la rapidez con la que podemos encontrar un lugar para aparcar.
  • Ayuda al medioambiente. Las emisiones de CO2 son bastante más inferiores que con los coches, por lo que genera un impacto medioambiental menor.

Asimismo, es un hobby que además de  otorgarnos libertad, nos aporta en su parte práctica, un desplazamiento ágil y con facilidad de aparcamiento en cualquier lugar, ahorrándonos de esta manera tiempo y dinero en combustible para conseguir estacionar.

Aquí se muestran varios de los riesgos que podemos encontrarnos a la hora de salir a la carretera con nuestra moto:

  • Distracciones.  Ya sea porque el conductor está distraído o usando el teléfono móvil. Todo lo que se necesita para causar un accidente grave es que un conductor se salga del carril.
  • Son muy peligrosas debido a las maniobras que muchos conductores realizan de forma errónea.
  • Paradas repentinas. Siempre hay posibilidades de impacto cuando un conductor frena bruscamente, lo que puede producir que salgamos despedidos. Es por ello, que comprar una motocicleta con frenos antibloqueo ayudará a mitigar este problema.
  • Grava en la carretera. Palos, suciedad, e incluso badenes pueden ser difíciles de superar, pero sin duda uno de nuestros peores enemigos en la carretera es la grava, ya que disminuye la adherencia y el agarre, provocando que nuestra moto se comporte de manera impredecible.
  • Exceso de velocidad. Experimentar la sensación de velocidad es indescriptible, pero debemos recordar que también puede ser peligroso. Tanto pilotos noveles como experimentados deben tener especial cuidado con la velocidad, especialmente a la hora tomar curvas.
  • Apertura de las puertas de los coches. Sobre todo en las ciudades deberemos prestar especial atención a las personas que abren la puerta de su coche de forma repentina.
  • Cambios de carril. No todos los conductores señalan sus intenciones antes de cambiar de carril, por lo que debemos prestar atención a que los coches están comenzando a cambiar su trayectoria y anticiparnos.
  • Condiciones meteorológicas.  No debemos olvidar que, aparte de la molesta lluvia, podemos ser salpicados por otros vehículos, o tener que atravesar grandes charcos. Nuestra visibilidad se reduce y los conductores de coches raramente cambian su velocidad, lo que puede hacer que el camino se convierta en un lugar peligroso para los motoristas. En ocasiones, montar en invierno tampoco es aconsejable, ya que la nieve y el hielo pueden ser enemigos fatales en el asfalto.

Por todo ello, y con el fin de evitar algunos de sus posibles riesgos, habrá que tener en cuenta ciertos puntos, como son:

  • Dormir bien la noche anterior. Deberemos estar bien despiertos y con todos los sentidos preparados para la conducció No haber tomado alcohol o medicamentos serán las medidas apropiadas, ya que todo ello afecta a nuestro equilibrio y reflejos.
  • Buen equipamiento. El casco obligatorio y al menos una chaqueta, escogiendo siempre colores llamativos para favorecer nuestra visibilidad, guantes y botas, nos protegerán en caso de caí
  • Adaptar la velocidad a las diferentes vías por las que vayamos a circular. Respetando las normas de seguridad vial, así como realizar la señalización en los cambios de dirección y sentido, harán de nuestra afición, una práctica segura y reconfortante.
  • Neumáticos en buen estado. De esta manera, se favorece el agarre en las curvas y frenadas. Extremar la precaución también durante suelo mojado, ya que es más peligroso en estos casos.

 

Con la colaboración de Roberto Hernández, mecánico apasionado de las motos 

Audiovisual

TV y Online Podcasts
  • Marca motor competición
Películas
  • Diarios de motocicleta
  • Easy rider

Virtual

App
  • Gas Biker, la app para moteros (Gass Biker Worldwide S.L.)
  • WeRide; motos, rutas y amigos (IERP MOTOBUYKERS S.L.)
  • Calimoto – GPS para motos (calimoto GmbH)
  • Alarma de Lluvia (Michael Diener – Software e.K.)
  • Mecánica de Motos (InnoApps)
  • Solo Moto (Marfeel)
  • MotoGP (Dorna Sports S.L.)
  • Moto Racing
  • Moto X3M Bike Race Game
  • Carrera de Dirt Bikes Enduro

Centros y Clubes

Organismos