single.php

En este post comentamos algunos de los posibles riesgos que puede acarrear a veces la práctica de un hobby o afición.

Como se demuestra a lo largo de todos nuestros comentarios, somos fervientes defensores de los beneficios de los hobbies y aficiones para la salud y la calidad de vida.  Sin embargo,  es importante reconocer que varios de ellos también tienen sus peligros.  Estos peligros se pueden resumir en tres apartados principales:  riesgos físicos, riesgos psicológicos y riesgos sociales.

Riesgo físicos:

Prácticamente todos los hobbies que hemos clasificado bajo los grupos de deporte y ejercicio físico, al aire libre o no, tienen riesgos de tipo traumatológico: agudos, por  golpes o caidas,: contusiones, fracturas, esguinces  crónicos, por esfuerzos repetidos: lumbalgias, cervicalgias, tendinitis, bursitis, artropatías.

Hay otros riesgos relativamente frecuentes como pueden ser distintos problemas de piel:  quemaduras de piel por el sol, ampollas en pies al andar, heridas,  grietas, etc…;  y otros más inhabituales como lesiones de ojos por luz o de oidos por ruido o presión.   Existen otros muy infrecuentes,  en determinados deportes,  como son el ahogamiento, en deportes de agua,  enfermedad de descompresión en submarinismo, sepultamiento por aludes en esquí, mal de altura, en el montañismo, deshidratación en esfuerzos intensos, etc….

En general  el riesgo está en relación con el tipo e intensidad del deporte, la forma de practicarlo y las características físicas del que lo practica.  Se habla incluso de deportes de riesgo, como el paracaidismo, parapente, espeleología, puenting, ala delta, etc….

Riesgos más inhabituales son los relacionados con provocación o descompensación de enfermedades generales de tipo cardiaco , pulmonar, neuromusculares  o de otro tipo, en relación con determinados esfuerzos .

Otro aspecto a tener en cuenta son los riesgos de sedentarismo, obesidad y sus consecuencias físicas negativas relacionados con el excesivo uso de videojuegos o Internet, especialmente por adolescentes.

Por eso y de manera muy general es recomendable, antes y durante la práctica de una actividad que implique ejercicio físico, tener una valoración médica y, en casos de ejercicio de más nivel y persistente, también valoración fisioterapéutica y por experto en el deporte o del ejercicio en cuestión.  Así se podrán prevenir mejor problemas o lesiones que, de aparecer, pueden complicar la futura práctica del hobby.  Por ejemplo, si se practica correr o running  de forma un poco “seria” y no se aprende a correr de forma adecuada, a calentar, a estirar, a entrenar,  o no se usa un calzado correcto, es posible desarrollar a la larga problemas : tendinitis, fascitis, bursitis, que dificulten el continuar corriendo a buen nivel.  En las personas federadas a menudo las federaciones facilitan los servicios sanitarios de consejo y cuidado.

Todos los hobbies que implican conducción (automóviles, motocicletas, aviones, barcos,  incluso la bicicleta), tienen el riesgo de choques,vuelcos o caidas,  con posibles consecuencias físicas y por ello deben ser practicados teniendo en cuenta esta posibilidad.

Los riesgos físicos también pueden aparecer, en menor medida, en actividades sedentarias o tranquilas, como tejer o dibujar en ordenador, ya que malas posturas continuadas o acciones repetidas de manos pueden también provocar dolores e incluso lesiones articulares o de tendones.

Continúa en parte 2.

Photo by rawpixel on Unsplash

Share This